El medio ambiente, una parte mas de ti.

Educación Socioambiental

Naturaleza alimentada por el cambio climático

Posted by ligimo en junio 10, 2008

Fenómenos extremos como el ciclón Nargis o el terremoto que asoló el suroeste de China la pasada semana se repiten con más frecuencia e intensidad en los últimos 30 años.
Tras el desastre, una nueva vida. Planes a corto, medio y largo plazo para asentar nuevos planes que permitirán el desarrollo desde la nada, regresar al punto de inicio y conseguir una realidad como la que existía previamente a la catástrofe. Todo un proceso que conlleva esfuerzo e inversiones humanas y económicas que los países industriales “deberían proporcionar a los que más desfavorecidos, que son al fin y al cabo, los que padecen las consecuencias de nuestras continuas y excedentes emisiones de CO2 a la atmósfera contribuyendo a la intensificación de los efectos del cambio climático”. Así lo explica la responsable del programa de Cambio Climático de WWF/Adena, Mar Asunción.

El ciclón que asoló hace unos días en Myanmar se ha cobrado miles de vidas. Sólo en la localidad de Labutta y los 63 pueblos de sus inmediaciones, situados en el delta del río Irrawaddy, el ciclón Nargis habría dejado unos 80.000 muertos, según los datos de los militares locales que trabajan en la zona, frente a los 100.000 que señalan las fuentes diplomáticas estadounidenses. La zona no ha tardado mucho en volver a sufrir, y sólo unos días después, un terremoto, con una intensidad de 7,9 en la escala Richter, azotó el suroeste de China, provocando miles de bajas. A medida que pasan los días las cifras de víctimas entre los escombros siguen aumentando.

Efectos

El calentamiento global afecta a los ciclones, con mayor intensidad y frecuencia, “mientras que no lo hace con los terremotos”, señala Mar Asunción. Los ciclones tropicales son borrascas que se forman en la zonas cercanas a los trópicos porque es donde encuentran mares muy cálidos, por encima de los 26 grados centígrados. Es aquí donde el efecto invernadero, que aumenta la temperatura, influye aumentando el calor en los mares y océanos, contribuyendo a favorecer las circunstancias que desencadenan los ciclones.

La responsable de WWF/Adena, asegura que en los últimos 30 años ha aumentado la frecuencia con la que fenómenos se producen, debido a un incremento de las emisiones. Recibe el nombre de ciclón tropical, porque se forma en aquellos lugares cercanos al trópico, aunque depende del lugar donde se produzcan. Así, en el Caribe, los llaman huracanes y en el mar de China meridional, tifones.

Los ecologistas advierten de la necesidad de adoptar medidas urgentes y coherentes respecto a emisiones y cambio climático. De este modo, Asunción insiste en que el paquete energético de la Unión Europea marca una reducción del 20% “insuficiente”, cuando los informes elaborados por científicos cifran en que deben ser del 30%, y el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC), lo sitúa entre el 25% y el 40%. Esta situación se “agrava” en España cuando las restricciones marcadas por el Protocolo de Kioto son más elevadas que las adoptadas para 2020, en otras palabras, el limite de las emisiones está fijado en un 15% hasta 2012 y después, en un 10% para ocho años después, “por lo que en vez de avanzar restringiendo las emisiones, se permite aumentarla de nuevo”, señaló.

De no adquirir compromisos como la reducción de emisiones y que la energía sea en un futuro renovable, fenómenos naturales que han ocurrido siempre, se agravarán hasta el extremo y duplicarán, así, su intensidad y el impacto de su paso.

El origen

Cuando las altas temperaturas del mar aumentan la condensación y disminuyen la presión, se emiten grandes cantidades de energía equivalentes a centenares o miles de bombas de hidrógeno, devolviéndola así al aire formando las borrascas o los ciclones tropicales. Por su intensidad, los hay más fuertes y menos graves. Por ejemplo en el Caribe se forman huracanes por el fuerte viento, mientras que el Nargis “se parece a un tifón por la fuerza con la que ha azotado la zona”, señala el director de la delegación del Instituto Nacional de Meteorología de Valencia, Jorge Tamallo.

La baja presión hace que el ciclón tenga un tamaño que oscila entre los 500 y los 1.000 kilómetros, lo que lo diferencia de los tornados ya que sólo miden un kilómetro y su virulencia es menor. Por ejemplo, la alteración de las precipitaciones de un tornado pueden no ser superiores a la gota fría que a veces llega a la Península. Sin embargo, los ciclones, conjugan vientos muy fuertes y precipitaciones agresivas, convirtiéndose en el sistema más destructivo de la naturaleza, ya que pueden durar con estas condiciones de uno a tres días. Si en 1989 un vendaval azotó Valencia con vientos de hasta 120 kilómetros por hora, los registrados en la antigua Birmania han doblado este registro con creces. Los ciclones se miden según su nivel de intensidad, siendo el quinto el de mayor gravedad. El menor registra vientos de 95 kilómetros hora. A los fenómenos meteorológicos se les sigue desde que alcanzan los vientos de 60 kilómetros hora, que es cuando se les califica de tormenta tropical.

Nuevos riesgos

La ONU lleva días adviertiendo que esta próxima semana la zona de Birmania puede sufrir un nuevo ciclón similar al Nargis. Épocas calurosas como las que vive la zona son propensas a sufrir fuertes lluvias torrenciales, algo que favorece la temporada de tifones, que se alarga desde el 1 de junio hasta al 30 de noviembre. Los tifones “extienden más su temporada en función del hemisferio”, recuerda Tamallo. Sería “mala suerte” que pudiese repetirse en la misma zona el fenómeno, pero hay que recordar que hace un par de años, “un huracán apareció en varias ocasiones en la misma temporada en Cuba”, sentencia.

El Nargis ha afectado a una de las zonas de riesgo que cuenta con menos recursos para su prevención, todo lo contrario de lo que sucedió con otros fenómenos como el paso del Katrina por Nueva Orleans.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: